No es recomendable que los niños sigan un régimen estricto, ya que su dieta debe ser completa, variada y suficiente, y si consumen menos de la cantidad de nutrientes que requieren se puede poner en riesgo su correcto desarrollo y crecimiento.

Su plan alimenticio debe ser en base a sus necesidades, las cuales dependerán de la actividad deportiva que realicen, del género, del tamaño y composición corporal y del estado de madurez puberal.

8 TIPS PARA MEJORAR LA SALUD DE TU HIJO

  • 1. SE UN BUEN EJEMPLO: Los niños imitan a sus padres; no hay mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios a tu hijo que dando un buen ejemplo al comer de forma saludable.
  • 2. CONTROLA LOS ALIMENTOS QUE ENTRAN A CASA: Los padres son los que deciden que alimentos se compran y en qué momento del día se permite comerlos. Los niños comen lo que hay en casa, es decir, lo que encuentran en la lacena o en el refrigerador. Si tú solo tienes en casa alimentos saludables, es lo que tu hijo comerá porque no tendrá otras tentaciones que le hagan rechazarlos. Recuerda que es difícil hacer que tu hijo coma saludable si tiene enfrente galletas, frituras, nieve, dulces, etc.
  • 3. ELIGE SNACKS SALUDABLES: Intenta mantener siempre a tu alcance snacks como fruta, palomitas de maíz naturales, nueces, yogur sin azúcar, varitas de verdura (pepino, jícama, zanahoria) etc.
  • 4. HAZ QUE COMA DESPACIO: Evita presionar a tu hijo para que coma rápido con tal de cerciorarte que se terminó su plato, debes saber que es mucho más importante que aprenda a comer despacio y masticar apropiadamente sus comidas. Comer despacio es muy recomendable para el control de peso a cualquier edad. El cerebro tarda cerca de 20 minutos en avisarle al estómago que está satisfecho. ¡Inculca este buen hábito a tu niño!
  • 5. OLVIDA LA FRASE; ¡HASTA QUE DEJES EL PLATO LIMPIO!: Esto no ayuda a los niños a escuchar a su cuerpo para saber cuándo han comido suficiente. Permite que tu hijo acabe de comer cuando sacie su apetito. Si reconoce la sensación de saciedad es menos probable que coma más de lo que debería.
  • 6. AUMENTA EL CONSUMO DE AGUA NATURAL: Los niños deben beber agua en primer lugar cuando tienen sed, y no bebidas endulzadas. Haz del agua la mejor opción para beber a la hora de las comidas, y mantén el jugo y otras bebidas como un gusto ocasional.
  • 7. FOMENTA EL EJERCICIO FÍSICO DIARIO: Estar en forma es importante para la salud y bienestar general de tu niño. El ejercicio físico ayudará a disminuir el riesgo de que tu hijo presente sobrepeso u obesidad.
  • 8. LIMITA EL TIEMPO DE TELEVISION Y COMPUTADORA: Esto evitará que tu hijo pique mecánicamente mientras está frente a una pantalla y encontrará formas más activas de pasar el tiempo.
  • ¡Alimenta bien a tu niño HOY y él te lo agradecerá MAÑANA!

    Articulo escrito por: Nutrióloga Teresa Martínez

    Compartir en: