Una mala alimentación puede ser la causa de que no tengas los resultados que esperabas. Independientemente de que estés buscando: perder grasa, ganar músculo, etc. una alimentación calculada según tus requerimientos nutricionales de acuerdo a tu objetivo, será la clave para que logres llegar a tu meta.

6 PUNTOS QUE DEBES SEGUIR PARA LOGRAR RESULTADOS FAVORABLES

  • Combinar ejercicio y alimentación: No puedes centrarte únicamente en el ejercicio, la clave está en combinarlo con una buena alimentación para alcanzar un equilibrio. Así, mientras que el ejercicio se encarga de tonificar y moldear tu cuerpo, la nutrición es el combustible que tus músculos, huesos y demás órganos necesitan para que esto pase.
  • Identificar los macronutrientes que deben predominar más en tu dieta según tu objetivo:
    • Aumento de masa muscular: Mayor proteína y carbohidratos, moderada en grasa.
    • Pérdida de grasa: Mayor proteínas, baja en carbohidratos y grasas.
    • Mantenimiento: Mayor en carbohidratos (sin abusar), moderada en proteínas y grasas.
  • Para perder peso: Si tu objetivo es perder peso será necesario crear un déficit calórico. Es decir, quemar más calorías de las que ingieres. Un error muy común que ocurre cuando se comienza a ir al gimnasio, es creer que se está quemando muchas calorías y siguen comiendo igual o más que antes, por pensar que el ejercicio quemará todo lo que se coman, por lo que no logran perder peso.
  • Para ganar peso: Si quieres ganar peso necesitas que tu ingesta calórica sea mayor a tu gasto total de energía al día, para ganar músculo. Es decir, ingerir más calorías de las que quemas. Esto, sólo puede realizarse con una actividad física apropiada para generar microroturas en la musculatura y al reconstruirse sean más grandes y más fuertes, por lo que se requiere una considerable cantidad de energía. Si ingieres más calorías y tu cuerpo no las consume, almacenarás el exceso en forma de grasa.
  • ¿Qué comer antes del ejercicio? Se recomienda comer carbohidratos de bajo o moderado índice glicémico (avena, camote, papa al dente, etc.), ya que brindan energía por más tiempo, dan saciedad, y evitan las hipoglicemias. Se recomienda hacerlo de 30 a 60 minutos antes con el fin de que la digestión no altere tu rendimiento. No es obligatorio que realices un snack antes del ejercicio todo depende del tipo de ejercicio que harás, el objetivo que tengas y la hora a la que vayas.
  • ¿Qué comer después del ejercicio? Debido a que durante el ejercicio gastaste tu energía, después se debe incluir carbohidratos y proteína, con el fin de tener una mejor recuperación. Opta por carbohidratos de moderado y alto índice glicémico (fruta, barrita de cereal, papa muy cocida, etc.) con el fin de tener una recuperación más rápida, en especial después de ejercicios intensos.
Articulo escrito por: Nutrióloga Teresa Martínez

Compartir en: