La acumulación de grasa depende directamente de todo lo que comemos; por lo que la culpa no solo es de la cerveza, sino también del consumo excesivo de alimentos, bebidas altas en azúcar y sedentarismo.

Por lo tanto, el término "panza chelera" no existe. Siempre y cuando se beba con moderación, la cerveza no provoca aumento de grasa corporal. La clave está en cuánta cerveza tomas y cómo la acompañas. Cuando tomas mucha cerveza el hígado se concentra en desintoxicarse del alcohol dejando de procesar otras comidas grasosas que puedes estar ingiriendo.

La obesidad abdominal es la más peligrosa. Existen 2 tipos de grasa en el área abdominal; la grasa subcutánea (bajo la piel y encima de los músculos abdominales), y la grasa visceral (debajo del abdomen y alrededor de los órganos). Esta última es la más peligrosa para la salud.

¿CÓMO TOMAR CERVEZA SIN DESCUIDAR MI SALUD?

  • 1. Elige una cerveza baja en calorías: existen muchos tipos de cerveza, cada una con distintos grados de alcohol y carbohidratos. Las cervezas oscuras o de trigo tienen más calorías que las claras.
    • 1 lata de cerveza común contiene alrededor de 150 kcal.
    • 1 cerveza baja en calorías contiene de 70 a 100 kcal.
    • 1 cerveza alta en calorías contiene de 180 a 250 kcal.
  • 2. Elige una cerveza moderada en graduación: Entre más contenido alcohólico, más calorías contendrá. Un consumo moderado de alcohol se considera beber entre 20 y 40 gr de alcohol, así que puedes tomar una cantidad razonable sin superar esta norma (500ml-1000ml de una cerveza normal de 4.5 grados).
  • 3. Anticípate: si ya sabes que tomarás en una reunión por la noche, durante el inicio de ese día disminuye la cantidad de carbohidratos que ingieras para no consumir un exceso de estos al final del día. (Para que te des una idea 2 tortillas de maíz contiene la misma cantidad de carbohidratos que 1 lata de cerveza).
  • 4. No bebas en exceso: El no tener moderación al momento de consumir alcohol; puede traer problemas como interferir en la absorción de vitaminas y minerales, dificultar el metabolismo de las grasas y dañar el hígado, los riñones, el estómago, el páncreas, y afectar el sistema nervioso.
  • 5. Cuida lo que comes: si tomas cerveza y además acompañas comiendo papitas, alitas, cacahuates; el aporte calórico se disparará lo que contribuye a que acumules grasa abdominal.
  • 6. Haz ejercicio aeróbico: correr, trotar, nadar, etc., por lo menos 30 minutos al día, 5-6 veces a la semana.
  • 7. Come saludable todos los días: lleva una dieta balanceada.
  • 8. Hidrátate: Ingiere un vaso con agua natural entre cada cerveza que tomes; esto ayudará en el proceso de desintoxicación que el hígado llevará a cabo.
Articulo escrito por: Nutrióloga Teresa Martínez

Compartir en: