Algunas mamás buscan recuperar su figura después del embarazo y para otras se vuelve primordial el cuidado de sus hijos, por lo que comienzan a descuidar su figura y su salud, pasando a segundo término el interés por su físico.

Está bien que elijas preocuparte más por el cuidado de tus hijos, pero tú también importas, no te dejes de lado.

Encontrar el equilibrio entre cuidar ser madre y la salud es muy necesario, ya que el ser mamá te convierte en el pilar primordial de la familia. Por eso es importante cuidar no solo la salud de tus hijos sino también la tuya, para que ellos puedan estar bien tú tienes que estarlo.

Ser madre no es pretexto para no cuidar tu salud. A base de constancia y esfuerzo puedes conseguir volver a estar en forma.

¿Cómo recuperar tú figura después de tener hijos?

  • 1. ORGANIZA TU TIEMPO: La organización es fundamental para que lleves una vida más tranquila y tu salud no se vea afectada. Escribe en una agenda tus actividades diarias y asigna horarios a cada una, para que te sea más fácil cumplirlas.
  • 2. INCLUYE EN TU VIDA EL EJERCICIO: Ejercitarse no te llevará mucho tiempo; puedes incluir en tu día 30 minutos de caminata y notarás grandes cambios en tu bienestar y reducción de peso. Además, existen muchos ejercicios que se pueden hacer desde casa, incluso mientras cuidas a tus hijos.
  • 3. NO TE COMAS LAS SOBRAS DE LOS NIÑOS: Es muy común que tu hijo no se termine su plato y se te haga fácil comerte lo que no se comió. No te sientas obligada a comerte el suyo, evita sumar más calorías a tu ingesta.
  • 4. COME SALUDABLE: Si  tú como el pilar de la familia, comes saludable, lograrás que todos copien ese buen hábito. El resultado será no solo una madre sana, sino también los demás miembros de la familia. El andar con prisas provoca terminar comprando comida en la calle; si no tienes tiempo entre semana para cocinar, deja diferentes recipientes organizados con comida preparada el fin de semana. Si lo haces con algunos días de anticipación puedes congelar la comida ya preparada, y así tendrás siempre disponible comida saludable para ti y tu familia.
  • 5. DESCANSA Y RELÁJATE: Es de suma importancia que duermas de 7 a 8 horas al día, descanses y disminuyas el estrés o preocupaciones. Además de seguir tu plan alimenticio y ejercicio deberás de realizar las indicaciones antes mencionadas para poder lograr tu objetivo. Con la restricción del sueño los niveles de cortisol en sangre (hormona del estrés) se ven aumentados, una consecuencia que dificulta la pérdida de grasa corporal. Trata de relajarte para disminuir los niveles de estrés y consecuentemente reducir la cantidad de cortisol en sangre.

Si tu estás bien todos los demás a tu alrededor lo estarán… Una madre feliz logra hijos felices.

Articulo escrito por: Nutrióloga Teresa Martínez

Compartir en: